Acusan a Pepos de robo

83
El padre del joven, mostró ante las autoridades del MP las pruebas que lo acreditan como propietario del celular.

Elementos de la Policía Estatal Preventiva (PEP), fueron denunciados por el delito de robo simple ante el Ministerio Público de la Vicefiscalía de Justicia, los hechos fueron asentados en la carpeta de investigación AC-3-2018-1068.

José del Carmen Grajales Centurión, padre del estudiante J. del C. G. M, de 18 años de edad, reveló que su hijo fue víctima de los policías estatales, quienes le robaron el celular LG, modelo pro lite y 60 pesos.

Asimismo, Grajales Centurión narró que su hijo siempre es hostigado y humillado por estatales y señaló que en una ocasión el moto patrullero de la unidad 1185, le pidió al joven J. del C. G. M que se desnudara, se bajara el pantalón, se alzara la camisa y se jalara la cinta del bóxer para ver si no traía nada entre las piernas, incluso le tomó fotos semidesnudo solo por poseer un tatuaje en la espalda.

¡Eso no puede ser!, dijo con coraje el señor Grajales.

El quejoso aseguró que se violaron los derechos humanos y las garantías individuales de su hijo, quien quedó con miedo, temor y daño psicológico de los elementos policíacos.

Después que los policías a insultos y palabras soeces pusieran a temblar a su hijo, por la forma tan despectiva en que fue tratado, los elementos le dijeron que era una revisión de rutina, pues él tenía todas las características de un asaltante de comercio y que él era un tal “Güero” que buscaban.

El padre del muchacho imploró el apoyo al Gobernador para que no existan esta clase de hechos. Asimismo, señaló que su hijo que es deportista, es de hogar, no tiene vicios y jamás ha estado en problemas.

El hecho se registró anteayer a las 7:30 horas, en la calle 26 por 29 de la colonia Centro.

El padre del muchacho dijo que el joven le pidió permiso para ir a casa de un primo, porque irían a jugar futbol en el campo de juegos del Fraccionamiento de la “Tía Nicha”.

El joven salió de su casa en una bicicleta de carrera de las que tienen guardadas, porque ellos pertenecen a un Club de Ciclistas, pero J. del C. G. M solo salió para encontrarse con la agresión de los elementos policíacos.

“Mi hijo no tiene necesidad de robar, tengo un negocio que me da para sobrevivir y pagar todos sus impuestos”, exclamó el señor Grajales.

Ayer, José del Carmen Grajales Centurión fue a la empresa de Telefonía a solicitar que le dieran una factura del teléfono, ya que él renta todos los equipos móviles de la familia, incluso el celular objeto del robo.

La factura se la pidió el MP para que acrediten que el teléfono es de su propiedad.

Denunció que el policía le arrebató el teléfono, le exigió que lo desbloqueara, le sacó el chip al equipo y se llevó el celular.

Mañana, el padre del joven acudiría a Derechos Humanos a denunciar la humillación que le hicieron pasar a su hijo.

Ahora “ya no se van a cuidar de la delincuencia, sino de los policías”, sostuvo José del Carmen Centurión Cabrales.

Manifestó que habló con los mandos policíacos y los policías negaron los hechos ante la superioridad.

Grajales Centurión dio a conocer que de todas maneras con el apoyo de su abogada va a proceder conforme a la Ley, para que no vuelvan a suceder estos casos.

José del Carmen Grajales Centurión procederá legalmente contra los motopatrulleros.