Toleran vicio en la familia

3

Por temor a que sus hijos o familiares se metan en problemas, se accidenten o les pase algo, familias toleran que consuman drogas hasta en su propia casa.

"Muchas veces los familiares no saben cómo lidiar con la adicción de la persona y tienen miedo de que les vaya a pasar algo en la calle, que se vayan a meter en problemas", indicó Martín Hernández, secretario del albergue 'Drogadictos Anónimos, Grupo Manantial de Vida'.

Aseguró que en el campo laboral la situación es distinta, pues en éstas no se tolera la adicción a las drogas, debido a que este t ipo de hábitos ocasiona que incurran en faltas recurrentes en sus obligaciones laborales, donde hacen mal el trabajo.

Asimismo, señaló que cuando la droga pasa de ser una elección a ser una necesidad incontrolable, las personas que caen en esta trampa, también son susceptibles de incurrir en otros delitos.

Martín Hernández señaló que la drogadicción es un problema creciente alentado por la falta de comunicación entre padres e hijos, las malas influencias, los problemas familiares y otros aspectos que pueden orillar a un joven a refugiarse en las drogas para olvidar sus problemas.

"Desafortunadamente de manera general podemos decir que de cada 10 personas que buscan ayuda, 9 vuelven al caer en el consumo de drogas; asimismo, de 10 adictos al menos 7 delinquen para costear la droga que consumen a diario", indicó.

Advirtió que una persona adicta puede llegar a gastar en un día hasta mil pesos para mantener su adicción, de ahí que su adicción los lleve a cometer ilícitos, primero robando dinero a sus padres o familiares, luego asaltando en las calles y en la totalidad de los casos el 100% del dinero se lo gastan en drogas.

Explicó que la deserción a los tratamiento es alta. De 15 pacientes que ingresan al mes, el 20 por ciento abandona el tratamiento, en tanto, de los que terminan los tres meses de terapia, el 90 por ciento reincide en las drogas.