Tristeza, impotencia y coraje vivieron tras la contingencia

3

En el segundo día tras contingencia, las familias de la colonia Tamulté de las Barrancas y del Triunfo La Manga II mostraron rostros de tristeza, impotencia y coraje, porque después del 2007, nuevamente lo volvieron a perder todo, debido a que fueron anegados por las lluvias de 210 milímetros que registró la ciudad de Villahermosa hace dos días.

En la casa de doña Graciela Pérez Olán, junto a sus dos nietas, limpian sin detenerse los enseres y electrodomésticos, para colocarlos a la intemperie y que los escasos rayos del sol puedan secarlo; sin embargo, es inútil, el tiempo está nublado. Eso no le importa, sigue limpiando después de haber sido afectada.

"Ya que le vamos a ser, como dijo mi marido, con esa cosa que anunciaron a noche (las lluvias), todos nos fuimos al agua. Lo que me preocupa es que perdimos casi todo, el ropero, el refrigerador, los colchones, haber como le vamos hacer para dormir", expresa.

Sacan sus pertenencias

En la calle Vicente Guerrero de la colonia Tamulté de las Barrancas, principalmente a orillas del dren "El Chinín", el escenario es parecido a la inundación del 2007. Las familias sacan los colchones empapados de agua, con el apoyo de una cuerda, lo jalan a la banqueta para que el carretón se lo lleve.

Otras familias, sacan toneladas de basura y limpian con detergente el piso, para quitar las bacterias que introdujo el desborde de las aguas negras del dren.

Por su parte, en la colonia Triunfo La Manga II, las familias también hacen lo propio. La mayoría tuvo que colocar los sillones mojados sobre una mesa o silla, para que la humedad de sus viviendas se secara.

Allí, sobre la calle Corozal, doña Leticia López González sale de inmediato para atender a la prensa.

En un estado de tristeza manifiesta que de nueva cuenta lo perdió todo, ya que no hay manera que dejen de ser anegados y espera contar el apoyo de las autoridades para recuperar las pertenencias pérdidas.