Síguenos

¿Qué estás buscando?

25 septiembre, 2023

Aysa

Campeche

¿QUIÉN TRAICIONÓ A QUIÉN…?

Terminaron de las “greñas” y Carlos Aysa le dejó no me olvides con los audios comprometedores.

CAMPECHE. El lucrativo negocio del espionaje le habría todo, sí, de todo, a Carlos Miguel Aysa, al igual que a su ‘maestro’ Genaro García Luna.

La información obtenida por CAMPECHE HOY da para escribir una novela político/policiaca. Por lo pronto, compartimos unas ‘pinceladas’ de esta turbia historia. Hay que decir, que el ‘matrimonio’ que por más de una década construyeron Alejandro “Alito” Moreno Cárdenas y Carlos Miguel Aysa González, estuvo sostenida ‘con alfileres’ al menos en los últimos meses del ‘reinado’ de quien se reveló como ‘títere’ y el soberbio ‘titiritero’ que desde Insurgentes Norte, en la Ciudad de México, seguía dando órdenes y exigiendo dinero.-

Así, de manera oculta, inicia la ‘guerra’ entre un expolicía que a la postre fue remedo de gobernador y ahora nos representa como embajador en República Dominicana.

En el otro extremo, un porro que fue diputado y senador, gobernador por tres años y ahora dice trabajar de dirigente nacional del PRI, hoy, ambos en desgracia.

LA GOTA QUE DERRAMÓ EL VASO

Sin duda, el parteaguas de este episodio ocurrió cuando “Alito” decide a su ‘sucesión’ disponiendo unilateralmente que el candidato del PRI a la gubernatura sería su sobrino Christian Castro Bello, al que según sus cálculos ‘manejaría a su antojo”.

Queda claro que, con la orden aderezada de designación, no estaría de acuerdo Aysa, cuyos argumentos no fueron escuchados, así que se limitó a dejar que transcurriera el tiempo y la campaña, con un apoyo simulando que desde luego enardecía al ‘patrón´.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Carlos Miguel, un expolicía acostumbrado a los montajes, ‘tejía de día y destejía noche…”

Así que en una ‘jugada maestra’, “Alito” dispuso ‘premiar’ al ‘títere’, haciendo candidato plurinominal a su hijo Carlos Aysa Damas, sin importarle las críticas y reclamos de una militancia que no daba crédito al atropello.

El chamaco Aysa era el más sorprendido, pues resultaba más que obvia su inexperiencia y falta de méritos. Sentía el rechazo de la gente. Cuando llegó el día de la elección en donde el “premio mayor” era la gubernatura, -la continuidad o el fin del PRI y de Moreno Cárdenas en el gobierno-, empezaron los ‘escalofríos’.

Y es que, a pesar del aparato de gobierno, que para entonces “parecía descompuesto’, las cosas no pintaban bien para el partidazo y para el sobrino consentido, pues nomás no levantaba…

Fue entonces cuando el grupo de “Alito” le metió todo el dinero, contrataron a ‘genios’ extranjeros y nacionales; usaron motociclistas para inhibir la participación de la gente y nada…

Todo, mientras el compadre de Moreno Cárdenas, el exgobernador de Coahuila y hoy flamante coordinador de los tricolores en la Cámara de Diputados, Rubén Moreira, le reportaba desde el Holiday que todo estaba perdido: Layda había arrollado no solo al PRI y a Christian, el sobrino, mandándolo al tercer lugar, sino también, al hoy prófugo de la justicia, Eliseo Fernández, quien al igual se valió de todo tipo de marrullerías que terminaron hundiéndolo.

Hay que decir, que “Alito” y Aysa ‘sonreían’ para dentro, pero en realidad “tragaban sapos”. Cada quien tenía su versión de lo sucedido…

Advertisement. Scroll to continue reading.

(MAÑANA, 3RA., Y ÚLTIMA PARTE)

 

Te puede interesar

Sin categoría

Advertisement