SOLAPA PEMEX TRANSA DE KANUTAM

El representante legal de la contratista presume influencias en sus contratos y dice tener a los altos mandos "comiendo de su mano"

259

CAMPECHE. Con un contrato por asignación directa en Pemex Exploración y Producción, la empresa KANUTAM, proveedora de productos químicos es el claro ejemplo que en Pemex la corrupción “galopa en caballo de hacienda”, tanto por como le asignan lo contratos, como por los dichos de su representante donde le paga a la mano a los de arriba.

La empresa Kanutam entró en sustitución de la compañía APOLLO y se dice una empresa internacional con oficinas centrales en Reynosa Tamaulipas, en Ciudad del Carmen Campeche, en Paraíso Tabasco, en Poza Rica Veracruz y en Estados Unidos pero se ha visto involucrada en robos y actos vandálicos de los cuales no se realiza la denuncia -todo indica que para no hacer ruido sobre sus contratos-.

Por ejemplo, el pasado 8 de enero de 2018 fueron sustraídas de la plataforma Chuhuk-A cinco bombas de dosificación marca Check Point (dos del Instituto Mexicano del Petróleo y tres de la empresa Kanutam), con valor de 361 mil 900 pesos, pero no se levantó denuncia.

Presuntamente desde el Instituto Mexicano del Petróleo “fue recomentadada” y contratada la empresa Kanutam para varios trabajos en la zona de plataforma.

En la actualidad los campos Ku-Maloob-Zaap producen crudo pesado y para su desplazamiento por las tuberías requieren de productos químicos para mejorar el flujo, aquí es donde aparece la compañía KANUTAM proveedora de productos químicos con el contrato por asignación directa en PEMEX Exploración y Producción para inyectar productos químicos a los pozos de la región marina.

KANUTAM y el representante de apellido COSME, anda en la terminal de Dos Bocas, prácticamente amenazando a los coordinadores de los sectores A y B de la Región Marina para que le asignen el suministro de toneladas de un mejorador de flujo que sin ninguna prueba tecnológica certificada por PEMEX o por el IMP, y que quiere vender por la vía de la asignación directa, -procedimiento que se está convirtiendo en “normatividad”-, pero que en la práctica histórica y la experiencia dicta que promueve la corrupción y la impunidad.