Síguenos

¿Qué estás buscando?

14 abril, 2024

Carmen

Enriquecimiento ilícito de Alejandro Moreno

CD DEL CARMEN. En el año 2015, mucho se decía del joven abanderado y sus “hazañas” para crecer en su carrera política en tan pocos años. “Alito” había sido Diputado Federal de 2003 a 2006; Senador de la República de 2006 a 2012; y nuevamente Diputado Federal de 2012 a 2015, antes de dejar su curul para contender por la gubernatura de su estado natal. De su trayectoria política da cuenta el Sistema de Información Legislativa de la Secretaría de Gobernación (SIL), así como, en campaña, lo hizo el propio priísta en su propio sitio web (alejandromoreno.com).

El portal de carmenaristegui.com cuestiona en una amplia investigación los bienes que tiene el gobernador Alejandro Moreno Cardenas, que no cuadra con sus declaraciones patrimoniales que dice tener, otros asuntos que Alito no puede ocultar, por que se ha manejado en la mentira y la corrupción por su paso como servidor público.

LA DANZA DE LOS INMUEBLES
Durante la campaña a gobernador, Alito reportó en su página web (aún disponible y consultada el 17 de enero de 2017) la propiedad de 19 bienes inmuebles en la capital del Estado, de las cuales al menos 10 forman parte de una calle privada en el Fraccionamiento Lomas del Castillo; además de, entre otros inmuebles, un “área de reserva” en el exclusivo fraccionamiento Lomas de Campeche.

A la extraña riqueza patrimonial declarada por un político que en su biografía, además de sus puestos legislativos, solo se le conocen otros menores en el propio PRI, antes de su primera diputación en 2003, se suma lo reportado por él mismo, en las declaraciones patrimonial y de intereses que entregó al IMCO y a Transparencia Mexicana, disponibles en la página web de la iniciativa 3 de 3. Los documentos firmados por Moreno Cárdenas provocan cuestionar si el actual mandatario de Campeche se enriqueció ilícitamente.

SOLO RECONOCE 15 DE 19 PROPIEDADES
En su declaración patrimonial, “Alito” solo reconoce la propiedad de 15 terrenos y predios en construcción (y no los 19 que su sitio web reporta) que suman más de 48 mil metros cuadrados de superficie, con un valor superior a los 6.5 millones de pesos; todos adquiridos de contado entre 2012 y 2014, en sus primeros 2 años como diputado federal de la LXII Legislatura, actividad por la cual reportó ingresos anuales por 1 millón 184 mil pesos, por lo que los bienes adquiridos representan un valor de casi el 300% de sus ingresos como legislador. Además, “Alito” no reporta haber realizado alguna otra actividad comercial, financiera o de servicios profesionales en todo el año 2014, pero sí un ingreso “por otras actividades”, por más de 4 millones de pesos.

SI NO HAY INVERSIONES, ¿QUIÉN COMPRO BIENES?
En su declaración de intereses, asegura no contar con participación accionaria propia en ninguna sociedad; reporta la de su padre en una empresa de “compra y venta de equipo industrial”; y reconoce una obligación financiera de 13 millones de pesos, adquirida con un particular a través de un par de convenios “con opción a adquisición respecto al proyecto de construcción de construcción del contrato de asociación de 2014”. Asimismo, Alito declara (sin especificar montos) que sus 15 inmuebles le generan ingresos y no reporta patrocinio o donativo alguno que pudiera sustentar los más de 4 millones de pesos de ingresos en 2014.

No es ociosa la correlación entre lo declarado por un gobernador a la iniciativa 3 de 3, lo reportado (contradictoriamente) en su sitio web durante campaña y los antecedentes de engaño al mentir sobre aspectos importantes de su formación académica. La deshonestidad y el enriquecimiento de funcionarios que desempeñan el servicio público en instituciones que en sí mismas son opacas al administrar miles de millones de pesos anualmente, son elementos que mucho aportan a la crisis por la que atraviesa el país.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Te puede interesar

Advertisement