Ribereños inician pesca con escama

A causa de la veda del pulpo, los pescadores terminan afectados, sin tener el sustento para sus familias.

16
Campeche ocupa el segundo lugar a nivel nacional en volumen de captura, con una aportación del 35 por ciento.

CAMPECHE .De acuerdo a pescadores ribereños, que son más de tres mil en el Estado, a causa de la veda de pulpo, merma su economía, por lo que darán inicio a la pesca de escama.

Todo esto para buscar la supervivencia y no quedarse sin actividad, puesto que es la esperanza para el sustento de sus familias.

Don Manuel flores, un viejo lobo de mar, pescador de más de 50 años, comentó “no es nada fácil hoy en día, vivir de la pesca, hay muchos frentes fríos que afectan la salida al mar, y las autoridades nos previenen con banderas, a todos y cada muelle, nada más la captura del pulpo es de agosto a diciembre, pero esto se acabó y ahora esperar, otra vez unos 9 meses”.

También dijo, “los viajes a la mar no son tan fáciles, ahora se invierte más en gasolina y alimentos, para salir a pescar, y eso que cuando hay claros de la luna, se torna más complicado, porque el producto no sale, solo en la obscuridad se pueden capturar”.

Explicó en entrevista, que el pescado de escama, es el que más demanda tiene en el mercado, pero que se aprovechan los dueños de las pequeñas embarcaciones, que les dan trabajo a otros pescadores, y son los que le ponen precio al producto.

“La pesca de escama aún es redituable, aunque a veces escasea durante el año, en los meses de mayo por ejemplo, buscamos el mero, chachi, el pargo y el cazón que son los que mayormente se venden” informó.

Argumentó que hay embarcaciones pequeñas que a veces traen por cuatro días de viaje, entre 200 y 120 kilos, todo ello depende mucho del producto que se de en la mar.

“Ser pescador en este tiempo resulta también más peligroso, ya que hay asaltos, hay señores adultos que ya no deben salir a la mar, pero por tercos lo hacen, y a veces sufren algún incidente, pero nada de gravedad, hasta ahorita no ha habido al menos de los mil pescadores que son en el muelle del “Camino real”, nadie se ha perdido, ni fallecido” señaló.

Son más de tres mil 500 pesadores, los que se lanzan a la mar cuando hay buen tiempo, todo depende del clima y salen en busca de las especies.

Asimismo, indicó que otro dilema es que continúan los robos a pesar de la vigilancia por parte de las autoridades, “de repente, amanece, y cuando llegamos a los muelles, ya los malandrines se llevaron las redes, herramientas o partes de motores, y es que un motor llega a costar 200 mil pesos, por eso es que decimos que difícil, son los nuevos tiempos” mencionó.

Señaló que a veces tienen que amarrar sus pequeñas embarcaciones, más que nada en esta temporada de frentes fríos, que afectan seriamente sus actividades, para poder contar con recursos económicos, deben luchar para traer el producto, pero además, luchar en contra de los coyotes, permisionarios, y los precios.