Sufre Croacia pero avanza a Cuartos

El conjunto balcánico se impuso en penales 3-2 a Dinamarca, después del 1-1 en los 90' y el alargue.

48
(Agencias)

Croacia está más cerca que nunca de repetir su página de ensueño del 98.

El conjunto balcánico se impuso en penales 3-2 a Dinamarca, después del 1-1 en los 90′ y el alargue, y con una victoria más volverá a las Semifinales de un Mundial, como fue hace 20 años.

Ivan Rakitic convirtió el penal definitivo en la serie, tras las anotaciones de sus compañeros Andrej Kramaric y Luka Modric, con las fallas de Milan Badelj y Josip Privaric.

Por los daneses acertaron Simon Kjaer y Michael Krohn-Dehli y erraron Christian Eriksen, Lasse Schone y Nicolai Jorgensen por una certera actuación del portero croata Danijel Subasic.

En el minuto 114 le colocó un balón de lujo a Ante Rebic, quien escapó por el centro y fue derribado por Mathias Jorgensen para la marcación de una pena máxima que Luka cobró y erró al tirar a la izquierda de Kasper Schmeichel, que atajó.

Los aficionados croatas corearon el nombre de su número 10 para reanimarlo.

Antes, en apenas cuatro minutos croatas y daneses se habían acabado su repertorio.

Al minuto de juego el defensor de Dinamarca, Jorgensen, espero un envío a segundo poste y tras un rechazo remató de zurda para que Subasic alcanzara a desviar el balón pero éste se escurrió hacia su red.

La bofetada la devolvió rápido el conjunto balcánico, ya que al 4′ Mario Mandzukic también se valió de un rebote para disparar en el área y batir a Schmeichel.

Pero tras ese inicio vertiginoso que sorprendió a quienes aún ni se acomodaban en sus asientos, los dos equipos cayeron en excesivo respeto y también en carencia de ideas.

Lo que prometía ser un duelo de vaivenes se volvió un partido más de insistencia croata y solidez defensiva danesa.

Quien más hizo por el triunfo en el tiempo regular fue Rakitic con tiros desde fuera del área, algunos desviados, otros bien atajados por Schmeichel.

El también balcánico Ivan Perisic fue otro de los que insistió con escapadas por el corredor derecho o intentos en táctica fija.

Dinamarca respondió poco mediante Christian Eriksen, quien se apuntó un envío al travesaño.

Y no más. El cotejo se fue al alargue donde aconteció la falla del penal de Modric.

Después los penales sellaron la historia a favor de Croacia.