El origen del Día de la Santa Cruz y del albañil

No existe una versión oficial de los inicios del tradicional día de los trabajadores de la construcción.

355

Cada año, el día 3 de mayo está marcado en el santoral católico como el Día de la Santa Cruz pero en esa misma fecha, los obreros celebran su tradicional ‘Día del Albañil’ en el lugar en que se encuentren, ya sea desde sus casas o en el lugar donde están laborando.

La fiesta de la Santa Cruz se celebra porque justo en esa fecha pero del año 326 se encontró la cruz de madera donde murió Jesús de Nazareth, reliquia sagrada para los fieles creyentes católicos.

Constantino mandó a colocar una cruz en sus estandartes y bandera, afirmando desde ese día que creía en Jesús, al igual que su madre Helena; cuando el triunfo estuvo a su favor, en agradecimiento mandó que la persecusión de los cristianos finalizara.

Según la leyenda, Helena de Constantinopla viajó a Jerusalén para buscar la cruz en la que había muerto Jesús. Para ello, mandó excavar en el área donde se encontraba el Monte Calvario, y el 3 de mayo del año 326 encontró las tres cruces, donde surgió la pregunta: ¿cuál de las tres era la verdadera Santa Cruz? Para averiguarlo, colocó cada una de las cruces cerca de una persona que recién había muerto, y por milagro el muerto resucitó cuando se le acercó la tercera cruz, la verdadera reliquia.

Regresando a la fiesta tradicional mexicana de los albañiles, a pesar de que no existe una versión oficial del origen, diversas fuentes señalan que todo se refiere al sincretismo que tuvo lugar después de la Conquista.

Pueblos prehispánicos realizaban ceremonias y sacrificios para solicitar buenas cosechas en el año, y tras la evangelización, la costumbre agrícola se mezcló con las creencias cristianas a tal grado de rogar a la Santa Cruz por conseguir lo que más pedían.

Después de mucho tiempo, los campesinos dejaron a un lado las cosechas y migraron a las ciudades para trabajar como albañiles, conservando ciertas tradiciones como encomendarse a la Santa Cruz, en este caso para no sufrir accidentes o caídas en el trabajo.

Por esta razón en casi todas las construcciones de nuestro país hay siempre una cruz de madera que algunos decoran con papeles de colores o diversos materiales.

Con información de Milenio