Trump y el peligro del populismo

144
By Mtra. Soraya Pérez

En días recientes Donald Trump anunció que movilizaría a la Guardia Nacional para proteger la frontera con México.

Ante estos hechos, el Presidente Peña ha respondido como hombre de Estado, situando el interés nacional por encima de cualquier otro, dejando claro que la dignidad de nuestra patria no se negocia.

Ahora bien, las declaraciones de Trump se inscriben a lo que podríamos llamar “el manual del populista”. Me refiero a un líder que utiliza el descontento político para ganar adeptos, a partir de un discurso que polariza y busca dividir a la sociedad entre buenos y malos.

Trump ha hecho de México uno de sus principales chivos expiatorios, y en su ánimo de ganar adeptos, ha ido lastimando una de las relaciones bilaterales más prosperas e intensas que hay en el mundo.

Basta decir que en 2017 el comercio bilateral ascendió a 557 mil millones de dólares, que la frontera es la más transitada del y que más allá de límites territoriales, hoy existe una vibrante comunidad binacional México-americana que genera miles de empleos. Se trata de un intercambio comercial, político y cultural que ha beneficiado a ambos países, y que no obstante, Trump ha denostado con base en mentiras, promoviendo un discurso de odio.

¿Por qué es importante lo anterior? ¿Por qué debe preocuparnos más allá de la relación bilateral?

Pues bien, porque un riesgo similar se cierne sobre nuestro país, donde un líder populista lleva años promoviendo la división de la sociedad y engañando a los necesitados con ocurrencias que difícilmente podrían tener viabilidad financiera.

Hoy México tiene dos alternativas: optar por el trabajo en equipo como sociedad, u optar por quien promete lo que no puede cumplir. La situación en Estados Unidos constituye un serio llamado de atención, y es un espejo donde mirar lo que podría suceder en nuestro país. En otras palabras, Trump, es también un claro ejemplo del peligro que representa el populismo en México.